sábado, 10 de agosto de 2013

Petone Winter Carnival

50.000 personas asistieron
A veces pienso que la vida en Nueva Zelanda ya supera las barreras de un viaje tradicional. Donde uno hace las cosas tradicionales y visita los lugares icónicos de cada lugar.
Viviendo en Wellington, me ha llegado información del boca a boca de un carnaval de invierno en un suburbio al Norte de Wellington que se llama Petone.
Alejandra, una amiga que vive también en Wellington aceptó prestarme su auto (Gracias!) y con su vehículo me fui a Wainuiomata para jugar al fútbol y luego ir a Petone al evento con unos amigos.

Hasta ahora el invierno ha sido bastante gentil, teniendo en cuenta que es la capital mas ventosa del mundo, pero aún así la comunidad wellingtoniana se reunió en Petone para festejar el invierno con un carnaval que reunió a unas 50.000 personas, y lo vas a vivir En Una Mochila.

VIDEO DEL CARNAVAL



El día comenzó en Wainui, que fue donde tuve mi partido con el North Wellington AFC, equipo en el cual estoy jugando lo que queda de la temporada y luego de allí me dirigí hacia el suburbio de Petone donde se llevaría a cabo el Carnaval.

Petone es una ciudad dormitorio, un suburbio alejado del centro comercial de la ciudad capital a unos 25km y da la sensacion de un lugar tranquilo con una avenida costanera que tiene vistas a la ciudad de Wellington ya que se apoya sobre la costa de la misma bahía y a su vez se puede ver la salida al Estrecho de Cook, que separa la Isla Norte de la Isla Sur, a la cual aún no conocemos.

Cada año hace ya 7 años se festeja en Lower Hutt que sería la zona más baja del Rio Hutt que desemboca en la bahía de Wellington y es EL evento por excelencia de dicha región.

Petone: se ve la desembocadura del Hutt, la costanera y la bahia de Wellington
que se ve allá enfrente atras del islote.

Casi todo el evento está pensado para que la familia entera pueda pasar un día con entretenimiento para grandes y chicos. Me llamó la atención que parecía una de esas ferias típicas de las peliculas norteamericanas donde la gente participa en esos juegos de habilidades como "tiro al blanco", tirar las botellas con una pelota, o los juegos de embocar cosas en diferentes recipientes.

Los juegos eran la gran atracción para los niños

Los grandes no se quedaron atrás y tiraron al blanco.
El evento comenzó a las 12 del mediodía con la preparación de la "recibida" del invierno con una corrida popular hasta el mar. Sí, en pleno invierno, chicos y grandes, se disfrazan y se meten al mar para "encontrarse" con el invierno.
Este acontecimiento se llama "Polar Plunge" y se utiliza para juntar fondos, ya que los participantes donan alimentos, los cuales se cocinan y se venden durante el carnaval y ayudar a los que más lo necesitan.
El agua normalmente está a 8 grados y estas son las caras de los valientes:

Chicos y grandes participan del Polar Plunge que abre el Carnaval

Luego de esta locura helada comienza el desarrollo normal del evento con los juegos que mencionamos antes, todos estos oportunamente ubicados sobre la calle The Esplanade que es la costanera de Petone.
El clima acompaño, pues estaba pronosticada una tormenta para el fin de semana.

La feria de comidas que se montó con 40 stands con comida mexicana, húngara, malaya entre otras.
Nuestra elección fue comprar un Hot Dog a los Boy Scouts de Petone.

Mientras la tarde avanzaba, un par de escenarios montados en The Esplanade dejaban que bandas que nacieron en Lower Hutt tengan sus 15 minutos de fama. Muchos solistas, bandas de rock y de reggae que la verdad tenían un buen nivel y hacían que la tarde sea más que amena.

Escenario central

Una banda de viejos rockeros; muy buen sonido.
La parte emocionante del Carnaval se acercaba mientras bajaba el sol; se venía un espectaculo que se llamaba "Fire Sculptures".
Durante el día varios artistas montaban una escultura hecha en madera sobre la costa de Petone, generalmente está patrocinado por el Rotary Club de Hutt City y todos los años cambian de temática: este año fué la música y vimos como iban montando con tanto trabajo durante la soleada tarde cada una de sus obras, que luego de tanto esfuerzo serán envuelto en llamas.






La tarde cayó, el fuego encendió y los 50.000 asistentes caminaban de una obra a otra mientras estas ardían en llamas una por una. 
Fue algo muy lindo,en líneas generales un evento modesto pero concurrido, con gente con ganas de divertise, de pasarla bien y lo más importante de ayudar.
Participar de este evento significaba hacer un aporte desde y hacia la comunidad; así como vimos a los Scouts que vendían sus salchichas para solventar sus acciones, los ciudadanos aportaron su tiempo en cocinar comida para juntar fondos que ayuden a los que menos tienen en dicha región.
Con qué poco uno se puede divertir, y con qué poco uno puede ayudar.
¿Quien dijo que el invierno no puede ser cálido?
Gracias por leernos!


Un hermoso arcoiris en la tarde de Petone

Ardían las esculturas en la costanera

El asombro de Martín y Scott 

Todos los presentes caminaban de obra en obra viendo el fuego

El espectaculo de fuegos artificiales duró 3 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario